Carbón activado como purificador de agua

Descubre porque el carbón activado es nuestro mejor aliado a la hora de purificar el agua. Un elemento esencial en cualquier sistema purificador.

El carbón activado.

Sus propiedades como adsorbente, le confieren un poder de purificación no igualado por ninguna otra sustancia.

El poder de adsorción del carbón activo, le viene dado por la estructura microscópica de este material. Esta estructura hace que su superficie sea enorme, para el volumen que ocupa. Algunas fuentes dan el dato de 600 a 800 m2 de superficie, por gramo de carbón activado.

Es esa enorme superficie la que hace que diversas sustancias, se vean retenidas o modificadas. En especial las de origen orgánico que son las más retenidas. Entre otras; aceites, hidrocarburos, productos de fermentaciones,  de la descomposición de la materia orgánica, gustos, olores, junto con otras sustancias sólidas que no están disueltas.

También adsorbe un gran número de compuestos químicos. Incluyendo; Flúor, Bromo, Yodo, Cloro, sus derivados halogenados, y un largo etcétera de químicos. Siendo especialmente efectivo con el cloro y sus derivados.

El mejor para eliminar al cloro.

Carbón activado en gránulos.
Carbón activado en gránulos.

Es el cloro uno de los elementos que mejor retira del agua, al sufrir una transformación en contacto con el carbón activado. Carbón que actúa como reactivo y catalizador con el cloro, descomponiéndose. Incluso cuando el poder de adsorción del carbón activado está llegando a su fin.

Uso para la purificación de agua.

Al ser un material insustituible por la gran cantidad elementos que retira, se aplica en todos los campos de la purificación del agua. Tanto en las plantas depuradoras, como en los purificadores domésticos, es el encargado de retirar muchas sustancias indeseables.

En el campo de la purificación doméstica, su uso como declorador es el más extendido.  Destacar su uso junto con el medio purificador KDF. Juntos proporcionan un grado de purificación muy elevado, para unos sistemas compuestos únicamente por filtros.

Cartuchos para purificadores.

Se presentan en varias medidas pero su principal diferenciación está en la forma del carbón activado, que llevan en su interior. Esta forma es distinta dependiendo de la etapa de purificación a la que se destina.

carbón en bloque
Carbón en bloque.

Para su utilización en las primeras fases de la purificación tenemos dos tipos de filtro:

 

Carbón en bloque: En este tipo de filtro el carbón se presenta formando un bloque compacto. Esta compactación hace que además de purificar, sea capaz de retener partículas de más de 5 micras. Por esa cualidad se puede emplear tanto como filtro de sedimentos, para aguas limpias. Como para su uso más habitual, que es el de tercera etapa en purificadores y equipos de ósmosis.

 

cartucho de carbón granulado
Carbón granulado

Carbón granulado: Utilizado como segunda etapa, principalmente como declorador/purificador. Usado también como tratamiento previo a los purificadores, en aguas con muchos micro sedimentos  y materia orgánica en suspensión.

No puedo dejar esta parte sin volver a mencionar el cartucho de  carbón en grano y KDF. Por ser una de las combinaciones del elemento que nos ocupa, y por la gran capacidad purificadora del mismo. Es en los purificadores de una sola etapa, donde mejor demuestra su alto poder purificador.

Post filtros.

Para la utilización en las últimas fases de la purificación, están los post filtros:

Post filtro de carbón de coco: Compuestos principalmente de carbón de coco, en gránulos muy finos. En esta última etapa son los encargados de terminar el proceso de purificación. Refinan el agua eliminando cualquier sabor extraño, que pudiera quedar de las etapas anteriores. Purifica y dulcifica el agua, haciéndola de muy agradable sabor.

post filtro de carbón de coco
Post filtro de carbón de coco

Haciendo clic sobre las imágenes de esta página enlazas con los productos.

Carbón activado como purificador de agua
4.7 (93.33%) 21 votes